Translate

jueves, 28 de junio de 2012

Atrapado (Parte 2)


Nada más entrar noto un sutil aroma, una fragancia de perfume que indicaba que una mujer había estado allí, pero se había ido. Sabía que M. seguía con su parte del juego y eso le excitaba más de lo que quería reconocer. Pensaba para si que esta iba a ser una noche para recordar.

Las instrucciones de M habían sido muy claras. El no la vería pero ella si lo vería a él. Observaría desde el hall del Hotel como se acercaba a la recepción y como subía a la habitación… solo.

Lo siguiente que debía hacer una vez llegase a la habitación era desnudarse, como un autómata fue desprendiéndose de su ropa y colgándola en el armario de la habitación. Ejecutaba todos los días ese ritual y era capaz de ejecutarlo sin pensar apenas. Su única obsesión en esos momentos era estar con ella.


En la cama había una prenda de raso negro, era alargada y suave al tacto pero opaca. Sabía lo que era, el último paso en las instrucciones de M. Le había dicho que una vez desnudo se pusiese esa cinta sobre los ojos. No debía ver absolutamente nada, le había dicho que si sospechaba que veía algo se marcharía de la misma manera que había llegado y nunca más las volvería a ver. Por ella estaba dispuesto a no arriesgarse, no sabía lo que ella tenía en mente pero le excitaba sobremanera la situación y su cuerpo empezaba a reaccionar ante dicha excitación.

Se coloco la cinta de raso y procuro que estuviese bien sujeta, no quería que un error terminase con esa cita. Quería seguir a M hasta el final y si eso significaba seguir sus reglas no tendría problemas en hacerlo.
Había sumido su mundo en la oscuridad con gusto, todo por M. Ahora solo faltaba esperarla, erguido al lado de la cama. Tal y como ella le había indicado. Sin una referencia visual, solo guiándose por el sonido el tiempo de espera empezó a dilatarse. No sabía cuanto había transcurrido desde que empezó la espera pero parecían horas, el tiempo parecía congelarse y él no sabía cuánto más tendría que esperar a M.

De pronto oyó un chasquido, alguien había entrado en la habitación. Enseguida su excitación volvió a dispararse. Un olor, el mismo que había notado la primera vez que entro en la habitación, le llego. No era fuerte sino todo lo contrario, suave y penetrante… supo a ciencia cierta que era M.
De repente oyó una voz dulce, juvenil y divertida que se dirigía hacia el.



M: “Veo que has cumplido tu parte, tal como te había indicado. Eso me complace, creo que vas a hacer que esta sea una noche divertida.”


Se acerco a él y pudo notar su proximidad. El perfume le embargaba y hacia que su cabeza empezase a perder el control de la situación. Un dedo se poso sobre sus labios y M hablo otra vez.


M:”Hay una ultima regla. Cúmplela y no te arrepentirás. De ahora a que termine no hablaras sino te lo permito. Solo asentirás y la única que podrá hablar seré yo. ¿Lo has entendido?”


El asintió y ella rió complacida. Iba a ser una larga noche pero lo más excitante era que no sabía que le iba a deparar. Se había puesto en manos de M. y ella no había dicho en ningún momento que iba a hacer con él.

miércoles, 27 de junio de 2012

Atrapado (Parte 1)


Hacia tiempo que no se sentía completo , su vida era vacía y le faltaba algo. Aunque no encontraba que era lo que le faltaba. Lo tenia todo, según otros, una exitosa carrera profesional , dinero, amigos poderosos e influyentes … El lujo invadía cada rincón de su vida pero aun así no estaba satisfecho.

Tenia éxito con las mujeres , no tenia problemas para encontrar compañera de cama y la frecuencia de estas era la misma con la que se cambiaba de camisa. Era considerado un soltero de oro, pero tampoco habían sido capaz de cazarlo.

No entendía muy bien que estaba buscando, no necesitaba una relación de pareja estable. Eso lo había probado y no termino de funcionar. Tampoco quería compañeras ocasionales, no aportaban a su vida nada mas que el simple placer del sexo. No rehuía estos encuentros pero últimamente tampoco se dedicaba a buscarlos o provocarlos. Estaba buscando algo que no sabia como definir.


Todo empezó como un juego, solo buscaba divertirse. En absoluto pensó en involucrarse y jamas pensó que terminaría en aquella posición. Navegando por Internet encontró una pagina de contactos. No era una pagina normal , allí la gente exponía sus mas intimas fantasías y recibían peticiones de aquellos que se ofrecían a cumplirlas. Un anuncio de aquellos lo llamo poderosamente la atención.


Le sedujo la idea de ponerse en contacto con la autora de dicho articulo, de ver adonde llegaría la situación y siempre podría retirarse antes de que la cosa llegase a mas. Contacto con ella y espero a que el juego comenzara. Su objetivo era jugar con “M” , dar a su vida algo de emoción y dejarse llevar solo un poco. Eso se decía el.


“M” resulto ser una mujer culta, educada, extremadamente inteligente y con un trato irreprochable. No pensaba que podría encontrar a una mujer así y menos aun que consiguiera interesarle aun sin conocer mas que su inicial. Eso era aparte del Juego , solo seria para el “M” . No tendría el menor control sobre ella. Ella estaba al mando y eso a el le excitaba.

Mantenía conversaciones diarias con M. Esta se dedicaba a explorar las fantasías suyas, no permitía ningún tipo de intromisión. Era su forma de actuar , enérgica y de manera contundente. Aunque quería conocerla M no se dejaba ver … solo la vería cuando se conociesen y solo eso conseguía excitarlo aun mas.

Llego el día , la cita un hotel céntrico y de clase. El había reservado la habitación y había dejado a M los datos. Ella le había dejado bien claro lo que esperaba de el cuando llegase a la habitación y esperaba que lo cumpliese.

Según subía por el ascensor , se encontraba extrañado. Su estado de animo era entre excitado y nervioso. Algo que no había sentido muchas veces. Pero estaba decidido a seguir con el juego, no sabia ya no había vuelta atrás.

Llego al piso y con paso decidido avanzo hasta la habitación- Llevo la mano al pomo de la puerta y abrió esta … acababa sin darse cuenta de empezar una nueva vida.

lunes, 25 de junio de 2012

VIVENCIAS.........UN RECIVO SIN COBRAR


Hace muchos, muchos años atrás, cuando yo era un crio en un cuerpo de adulto, pues mis 188 cm y mi cuerpo atlético, trabajado en la disciplina del atletismo y baloncesto, hacían de mí en apariencia una persona de 20 años, pero con una mente infantil, dada mi inexperiencia y mi gran juventud.

Por esos años, mi preocupación, era el sacar unas pesetas de aquellas para mi economía, así que acepte el trabajo de recaudar las cuotas, de una asociación de hombres que habían dejado de cobrarse, por fallecimiento en cuestión del recaudador, sin extenderme más, para no aburrir al lector, decir que en una tarde de verano pase a cobrar a una casa que se me resistía y tenía una deuda de un año, lo curioso es, que solo adeudaba la cantidad de 500 pesetas, así que sin mucho entusiasmo llame a la puerta en cuestión, una voz femenina me contesto desde el interior avisándome que esperara, que abriría la puerta en cuestión de segundos.

Al abrirse esta, ante mí, apareció una mujer de unos 45 años, pero muy bien llevados, para mi sorpresa, me encontré con una mujer que tan solo tenía puesto una mini toalla cubriéndola el cuerpo mojado tras haberse duchado.   Al interrogarme sobre mi presencia y escuchar mis balbuceos sobre el cobro de unos recibos, la mujer opto por hacerme pasar al interior, supongo que no por mi respuesta, mas, si no, por las miradas de sus vecinos que pudieran verla.

Ya en el interior, mas tranquilamente la esplique el tema de los recibos, no muy bien pues como libro abierto que soy, mis mejillas eran como dos faros de color rojo, y mi entrepierna, aumento considerablemente de tamaño, mi polla la tenia dura y tiesa,  a pesar de tener la mirada bajada por mi inocencia, en mi mente, se sucedían las imágenes una tras otra de la mujer, en mi mente surcaron sus tetas desnudas, y su coño abierto.

 A pesar de estar tapadas sus tetas por la toalla, estas se marcaban y se hacían notar, sus piernas largas, totalmente desnudas, eran la antesala de su entrepierna y su coño, cada vez me ponía mas encendido, creo que me olía mi estado de excitación , al final de mis explicaciones se dirigió a por el monedero, por arte de magia, o casualidad, la ligera toalla se deslizo de su cuerpo, aparentemente ella denoto sorpresa, pero para eso, mi cara, como yo había pensado, tenía dos pares de tetas, “joder que buena estaba”, y su coño solo era tapado por un ligero felpudito que le hacía muy apetecible.

 Me quede inmóvil, fue ella la que se acerco y me pregunto si me gustaba lo que veía, mi contestación afirmativa, la produjo una sonrisa, de miserable y perversa ama sádica.   Sin mediar palabra me pidió que la follara, yo iluso de mi, la dije que ella estaba casada, una segunda sonrisa me produjo más nerviosismo, ella me contesto que su marido le hacía el amor lentamente, pero quería que yo se lo hiciera salvajemente, como un macho en celo ante una hembra, sin contemplaciones, en ese momento tras mirar su sonrisa comprendí lo que quería.


Tras desnudarme rápidamente y sin preliminares me cogió mi polla  y tumbados en el sofá se la introdujo en su coño, mis embestidas eran alucinantes, intensas, hasta creo que la hacía daño, pero sus gemidos eran de lujuria, perversión y de placer, tras el primer polvo, me llevo a la cocina para beber un poco de agua y allí mismo me pidió que se la metiera otra vez, la empuje hacia la pared, la cogí por la cintura y pasando mi polla entre el culo y su coño la embestí bruscamente, ella grito de placer, entro sin problemas pues de lo caliente que estaba era un rio de leche de la anterior corrida, yo seguía follándola con grandes acometidas, para mí, era una carrera de 400metros lisos, donde no te da tiempo a pensar tácticas, es todo o nada, todo potencia y yo era un corredor que embestía una  tras otra.

 Sus gritos y gemidos, solo hacían de mi que siguiera fallándola, arremetida tras arremetida, mis manos pasaban de sus tetas hasta su culo, aferrándola por la cintura, ella sujeta a la pared gemía y gemía, su cara era lasciva como una perra en celo, no sé cuánto tiempo paso, pero mi polla empezó a dolerme, hasta que los dos llegamos a corrernos al mismo tiempo, yo me la saque, corriéndome en su espalda, mi leche fluyo, pues la extendí por toda ella como masajeándola, su coño, empapado y blanquecino, sus dedos se pasaron por mi polla y de esta a sus labios, su cara de sádica se remarco más aun, mi satisfacción fue plena.
video


Tras acompañarme a la puerta, me dio las 500 pesetas de la deuda y mirándome a los ojos me dijo que no hacía falta que regresara al mes siguiente, pues su padre había fallecido hacia un año, dando las gracias, me marche a cobrar otro recibo, sin quitarme de la cabeza, mi primer polvo que  había echado, con tan solo 16 años.



Lo que haga vuestra mano derecha, que no lo sepa la izquierda.

miércoles, 20 de junio de 2012

LA PRUEBA IV


La imagen de la decepción zarandeaba su pensamiento. 

Necesitaba dejar de esperar, salir de dudas cuanto antes...¿sería capaz de cumplir su palabra?... se dio cuenta, en ese instante, de que esto no era sólo una prueba que él le ponía sino una prueba para ella misma, algo demasiado difícil, demasiado...

Sus pensamientos y el silencio que paralizaba la habitación, se rompieron. El ruido leve de las llaves abriendo la puerta y un pequeño portazo al cerrar, marcaban el pistoletazo de salida, tan esperado como temido.

Escuchó atenta mientras notaba que todos sus músculos se tensaban, como su corazón se le salía del pecho, le costaba respirar y a la vez se notaba empapada, su pubis palpitaba, como sabedor de lo que iba a ocurrir y sus caderas comenzaron un tímido baile involuntario buscándole... y ...


Lo que allí sucedió puede llegar a ser imaginable, puede etiquetarse de muchas formas, pero tan sólo puede sentirse de una, vivirse una vez, porque lo que allí pasó deja una huella imborrable y hasta ahora no compartida...

En ese sobre rojo, cuidadosamente colocado sobre la mesa de la habitación, alguien dejó la huella de lo sucedido, alguien dejó delicadamente entornada la puerta para que fuésemos sus testigos, alguien nos dejó contemplar la entrega, recogió el resultado de la prueba y decidió que el mejor modo de rendir tributo a tan fervientes amantes, a tan devoto placer, era compartiéndolo, podéis verlo...y ahora sí, ahora ya no continuará (salvo lo que deseéis que suceda en vuestra imaginación...sois libres DISFRUTAD)




video



miércoles, 13 de junio de 2012

MESALINA...........".Un beso en la calle" I





Paseando el otro día por las calles de Madrid, rodeado de gente que deambula, buscando un sin sentido, al cruzar un semáforo, mi mirada furtiva se cruzó con los de una mujer joven, sobre 40 años, alta, con los ojos de un verde intenso, ninguno de los dos cambiamos nuestra intensidad al cruzar entre las líneas blancas del asfalto, los 20 segundos, transcurrieron en una eternidad.


Al llegar a su altura, su mirada fue más intensa, sus ojos brillaron de un verde eléctrico, observé su sonrisa, en ese instante se mordió su labio inferior, su olor, ¿fragancia, esencia?, MMMmmm,”ninguna, no llevaba “, era ella misma, los poros de su piel emanaban, pura sexualidad, su largo, esbelto y apetitoso cuello, me pedía a gritos que fuera mordido, lentamente, subiendo y bajando hasta llegar a sus pechos redondos y bien formados.



Llevaba una camiseta de hombreras de color negro, pero no una cualquiera, tenía un matiz vintage que realzaba sus senos, dejando un prominente canal entre ambos.







” No llevaba sujetador”, marcándole sus pezones puntiagudos, percibí su respiración jadeante, denotaba nerviosismo y excitación, ante mi mirada, al llegar al otro extremo de la calle, me giré, los rayos del sol caían sobre su pelo de fuego………..



“Si, sus largos cabellos eran rojizos”, su figura, esbelta, llevaba unos pantalones cortos y ajustados, marcando sus curvas, caderas y su culo respingón, sus piernas largas, blancas y duras como sus pechos. Al irse alejando me pregunté.


“¿Quién es, esa mujer tan enigmática?”.


Al seguir observándola, ella sabiéndose inquirida, giro levemente su precioso cuello, hacia donde yo permanecía, al cruzarse de nuevo nuestras miradas, denote un leve rubor en sus mejillas, bajando su ojos eléctricos hacia el asfalto, continuo su camino, al mismo tiempo Salí corriendo tras ella, un objeto se la había caído, sin ella percatarse.







Al llegar a la altura del objeto se trataba de un pañuelo blanco, siguiéndola y llegando a su altura, mi mano rozo su muñeca, cogí su mano suave, entre la mía, mi mirada fue hacia sus ojos bajando estos hacia sus pechos, no pude remediarlo, me pedían, me llamaban a gritos que fueran mías, note las palpitaciones de su corazón que traspasaron al mío, su pecho latía más fuerte, sus músculos se tensaron, sus pezones se saltaron de su guarida, le tendí mi mano con su pañuelo, ella, con una sonrisa en sus labios, se volvió a mordisqueárseles, acercándose a mi lentamente, unió mis labios junto a los suyos, pasaron los instantes y ninguno de los dos nos separábamos, solo un pitido de un coche nos saco de nuestro éxtasis, al distanciarnos, ella me devolvió su pañuelo, los coches pasaron a mi alrededor sin poder avanzar hacia ella, solo recibí una sonrisa mas, desapareciendo ante mis ojos, me acerque su pañuelo y absorbí su fragancia, su ser, su yo interno, entre sus pliegues blancos, me encontré una pequeña cartulina, para mi sorpresa…………. En ella, impresa unos labios rojos mordisqueándose y una fina escritura realizada con una pluma, en ella decía………………..

Continuara.............Mesalina.........II



miércoles, 6 de junio de 2012

LA PRUEBA (III)

Recordó, allí tumbada, esperándole, como él moduló su voz grave y viril, manteniendo un tono contundente pero mas tranquilo, con cuidado y una delicadeza casi suplicante, comenzó su petición:

"...eres una máquina perfectamente creada para el placer, no llego a creer como puedo tenerte sólo para mi, por qué me has elegido a mi... sé que eres mía, a estas alturas no me queda duda y sin embargo, querría saber cuanto lo eres..."

Siempre era muy directo y en ese momento pensó que no era propio de él dar vueltas y lo estaba haciendo, eso la inquietó mas aún, quiso interrumpirle, pero, él continuo sin dar pie a nada mas....




"...a veces siento el deseo de gritar al mundo como te poseo, y otras muchas veces, deseo mostrarte como un trofeo de caza, imagino miles de cosas... - hizo una pausa que parecía eterna y continuó-.
"... me tiene preocupado una, en concreto una, que creo que sería la prueba contundente de que eres mía y de cuanto estas dispuesta a apostar por mi. Imagino como mi mejor amigo, con el que he compartido todo desde los seis años, te disfruta, como goza entrando en ti, eso me hace sentir poderoso viendo que soy yo quien te cedo porque sí, a quien yo deseo y como yo deseo, soy yo quien pone las pautas, y esto me hace sentir que eres completamente mía y que harás lo que sé me antoje , sé que me harías morir de placer si yo te lo pido...yo..- dudó un instante y prosiguió sin ningún signo de duda en su voz- ...me gustaría pedirte que te dejes poseer , que seas complaciente con él, como lo eres conmigo, ¿lo harás por mi?,  sería en mi presencia,  yo marcaría los límites, sólo yo, si decido ponerlos.. ¿lo harías por mi?."




A ciegas, esperando escuchar como, en cualquier momento, se abriría la puerta, recordaba como tras esa pregunta, él mantuvo un silencio innegociable, y como, casi por inercia, para romper aquel aterrador silencio y volver a ver sus labios emitiendo esa voz que la hipnotizaba, contestó:

"sí, lo haría...  haré todo aquello que tu me pidas, siempre..."

Recordaba la frase que dio rienda suelta a todo aquello casi como si la estuviese pronunciando en ese preciso momento, y pensó en su sonrisa al escuchar esa frase, la sonrisa de satisfacción mas clara que le había visto esbozar y como, tras esta frase, le dijo por primera vez  "te quiero", ese "te quiero" tan particular...Su valiente respuesta le valió su "te quiero" y ahora en esa oscura habitación, en soledad, temía que no pudiese "ser complaciente" con otro hombre que no fuese él...

"eso no se puede fingir" se decía a sí misma, llena de dudas .." ...¿y si no me excito?, ¿y si no me corro?...¿ y si nota que no me estoy entregando totalmente como lo hago con él?... ..temía notar a otro hombre dentro, temía no satisfacerlo en la misma medida que a él porque era la posibilidad mas probable, sólo se ponía así con él, sus orgasmos húmedos como una potente fuente sólo los conseguía con él, su contracción fuerte y salvaje, visible hasta externamente, eran para él...¿y si otro hombre no conseguía hacerla sentir así?...
Estaba convencida de que nadie la haría sentir así, salvo él...

Continuará...

sábado, 2 de junio de 2012

LA PRUEBA (II)

La habitación no era nada especial, no era lo importante, sólo lo que allí iba a suceder lo era...

Una sencilla cama tipo zen. Todo blanco y negro, minivalista, limpio, especialmente cautivador.
Sólo ponía una nota de color un sobre rojo, puesto con delicadeza sobre el jarrón de cristal con una sola gardenia blanca, sobre la liviana mesa.

Sus ordenes estaban claras, él le había dicho de forma directiva y firme y esa voz viril que le hacía perder el control absolutamente: "cuando entres, cierra la puerta, sin seguro, ve hacia la cama, túmbate en ella y coge el pañuelo de seda que verás sobre la almohada, ponlo sobre tus ojos y no me falles, apriétalo hasta estar segura de no ver nada, quédate tumbada y espera..."

Había hecho cada paso tal y como él lo dijo. No pensaba hacer trampas, aquel era el momento de demostrarle que lo deseaba sin condiciones, que era suya sin ninguna duda, no había cabida para trampas.


Comprobó tres veces que no veía nada en absoluto y se tumbó, simplemente se tumbo, recordando su voz y su forma de fumar, esa forma en la que sus labios rodeaban el cigarrillo y seducían a la boquilla para que le diese todo, como sus labios acariciaban el humo al salir, y como los humedecía con la punta de la lengua dejándolos como un objeto de deseo irresistible...

Sumida en sus pensamientos y en esa situación de entrega, se notó excitada, cada vez mas excitada.
No llevaba ropa interior, según las ordenes que él le dictó.

Sus pezones erectos y duros hasta la extenuación, sentían el lino del vestido tanto que hasta le producían un placentero dolor. Estaban tan erectos y sus pechos tan ingurgitados que parecía que iban a estallar el delicado escote de su vestido.



Se notaba mojada -incluso llegó a pensar que en exceso- ¿si la encontraba tan empapada sin ni siquiera su presencia...?... por un instante se sintió insegura, quizá tanta excitación no le pareciera correcta antes de su llegada, pero no podía evitarlo, él estaba en sus pensamientos constantemente, y la sola evocación de su imagen, su voz y el pensar que, por fin, podría hacerse tangible, su piel, su carne, su calor, que podría inhalar su olor... disparaba su libido sin posibilidad de marcha atrás...

Volvió a pensar en la petición de su amante, en la parte de esa petición que más miedo le daba, de la única parte de la que no estaba segura sí quizá podría cumplir como él pedía, la única que temía.....

(continuará)

miércoles, 30 de mayo de 2012

Rosa......... "Buscando mí reflejo en un espejo".



Recomiendo escuchar la canción, segun iniciemos el relato.







MMMMMMMnnnnnnn, según escribo escucho música,”Gotye” me encanta, como expresa sus sentimientos, como si nos miráramos al espejo, sin reflejarnos en el, pues es, nuestra vida oscura esa que tenemos, esa vida que no queremos que se sepa, que solo nosotros disfrutamos.


 “Si”, me encuentro dando vueltas y giros entre rotondas y calles oscuras, iluminadas por fogatas, alimentadas por mujeres aparentemente sin alma, pero con mucho cuerpo, pese al frio, enseñan sin pudor sus pechos erectos y pronunciados, rubias, morenas, de todas las razas y países, tras perderme entre calles y al no encontrar nada de mi exigencia, emprendo camino hacia ese lugar llamado casa………. pero una mano sale de la oscuridad, intentando llamar mi atención, al parar, una mirada furtiva y aprobatoria al mismo tiempo hacia esa mujer.


 Sube al coche, tras la pregunta “¿a dónde?”, ella insinúa que al ser el último servicio, si me apetece llevarla a casa y hacerlo en su dormitorio, sin prisas, sin tiempo, ante esa expectativa no me puedo negar.        Al llegar a su morada, no me encuentro nada de lo que no me hubiera hecho una idea, nos pusimos cómodos, tomamos una copa, tras otra, entrando en calor, notando sus pechos duros y firmes, caricias entre mis piernas, mi polla erecta y dura como una piedra, con ganas de romper cualquier barrera que se me pusiera por delante.

Ella me acaricio mi pecho, al mismo tiempo que mordía mis labios y mi cuello, mis manos surcaron su espalda, cuello, muslos, pechos, una y otra vez, un fuego me mordía mis entrañas con unas ganas terribles de follarla, tras una mirada nos pusimos en dirección a sus aposentos, cama grande para practicar sexo brutal, espejos en paredes y techos, nos reflejamos nuestra alma y nuestro cuerpo, con ganas me desnuda, quedándome totalmente firme, con mi miembro presentando armas, esperando a ser revistado, ella rubia despampanante, mirada dulce, pechos firmes y duros, solo una prenda la separaba de mi, un tanga negro de encaje , tras acercarse sensualmente moviendo sus caderas, me puso un pañuelo rojo en los ojos y me empujo hacia la cama, tendido en ella, me deje caer al abismo del éxtasis, mi respiración se hacía más rítmica, note como mi polla era comida por sus labios y su boca, subiendo y bajando por mi miembro erecto y duro, comiéndome los huevos, repetidamente una y otra vez, mientras yo me centro dentro de mi oscuridad, en sus pechos y en su culo, ella continua con su fantasía de exprimirme hasta el último aliento de mí, me siento que voy  a explotar de un momento a otro. 

 ” Tengo que decir que a día de hoy es la mejor mamada que me han realizado”, ante tal excitación me quito el pañuelo buscando sus labios y la unión de nuestros cuerpos, la doy la vuelta y subo encima de ella, sujetándola las manos fuertemente, comienzo a comerla el cuello, los pezones de sus voluptuosos pechos, de derecha a izquierda y viceversa, bajando hasta lo más profundo de su ser, mi meta, su coño rosadito, la única frontera que me separa de ella, es ese tanguita negro, me lanzo hacia mi objetivo quitándosele con gran maestría, el espectáculo que aparece ante mis ojos, es indescriptible, no sabría como detallar, no me han entrenado para este contexto, pero me encuentro en plena excitación, una subida de adrenalina, que recorre todo mi cuerpo, como si de una misión que me hubieran encomendado, me lanzo hacia el objetivo, Rosa como se llama la rubia despampanante, tenía un rabo de veinte centímetros, tras ardua pelea el objetivo fue tomado, volteado y con gran fuerza tomé posesión sodomizándola, varias veces, tras la furia inicial, no sé si por el engaño sufrido, perversión o que realmente me gusto, sacié mis ganas de esa noche.



Recuerdo de ella su alma, sus ojos, dio todo, con cariño y hasta el momento ninguna mujer ha superado la mamada que me realizo. Hay momentos que me miro en un espejo y hay días que no me veo reflejado, esa parte de mi lado oscuro, necesita salir por las calles, buscando………….mi reflejo en un espejo.    Sed malos………….. Pero.

Lo que haga vuestra mano derecha, que no lo sepa la izquierda…………

LA PRUEBA (I)

Una cita-prueba. A eso había decidido someterse ante su amante, por él.

Hacía tiempo que él le había hablado sobre un deseo, algo que le haría reconocerse como "su dueño" que le dejaría clara la máxima entrega de ella, que acabaría con cualquier duda de que era él y sólo él, quien podría poseerla y que lo podría hacer sin ninguna condición, una entrega completa sin explicaciones, sin reglas, sin reproches..."completa"

Una habitación de un afamado hotel de Madrid, previamente reservada por él a su nombre, un pañuelo de seda negro y la llave en recepción con una clave que, sólo ellos sabrían, un único nombre al que la recepcionista daría la llave de la habitación cómplice.



Ella llegó, preguntó por la habitación reservada, cogió la llave y subió.
En la recepción miró a su alrededor, la curiosidad aún no la podía controlar, no había nadie digno de ser quien la visitaría aquella tarde.

Se había vestido exactamente como él le pedía. Un vestido plateado de tirantes finos de lino. Tacones. rojos, sin nada más.
Él desea ver su cuello desnudo, por lo que, con esmero, se había hecho un recogido de estilo asiático como a él le gustaba, dejando su cuello largo y elegante libre para ser devorado.

Estaba perfectamente, se sentía segura de sí misma y preparada para ser probada, sabía que pasaría esa prueba porque la deseaba incluso más que él......

(continuará)

domingo, 20 de mayo de 2012

SÉ MI AGUA...

Me he levantado cansada, buscándote en las sombras de esta casa vacía. Intentando encontrarte en los espejos, olerte en la brisa del viento que hoy, altivo e inoportuno sopla en este Madrid cada día mas gris.

Literalmente he salido de la cama persiguiendo tu rastro, desesperada, sin poder dejar de imaginarme en ti.

Una gota flirteaba en la ducha, cayendo lentamente, acompasada, con un TIC, TAC, marcando nuestro tempo...como una señal tuya de que era el momento, de que esa gota me llevaría a encontrarte, a encontrarnos...a ti

Lentamente me he quitado lo único con lo que he dormido esta noche de tórrido deseo, la camiseta de tirantes negra que tanto te gusta. Delicadamente ha resbalado por mi cuerpo poniéndotelo fácil, cayendo dócilmente, dejándome desnuda, expuesta para ti... mostrando lo que es tuyo, sin palabras gritando "TÓMAME, no aguanto más este infierno de frío"...  
Ardiente y congelada al mismo tiempo, impaciente de ti y de tu aliento, he decidido buscarte siguiendo esa gota de agua juguetona.

Hoy nos hemos duchado juntos...y, ¿sabes?... eres un mago acariciando la piel, haces que el jabón sea seda líquida, que la espuma se funda con los efluvios del placer y que el agua sea como un mástil poderoso y certero que penetre justo hasta el punto donde se pierde mi conciencia y comienzan mis extrañas a bullir...




Cada gota que lanzas, resbalando por mi piel, crea caminos diferentes, con paisajes variopintos, pero con el mismo objetivo, la brisa placentera, el escalofrío que desde el centro de mi sexo sube, flanqueando mi ombligo hasta alcanzar mis pechos, sinuosa, la fluidez de ese agua dibuja la forma de mis pezones erectos y sonrosados, apuntando al destino que desean, a esa boca que les calma, que les besa como merecen, te apuntan a ti...

Mientras sigues jugando con el agua, como si de una mano mas, o de otra lengua jugosa y sensual tuya se tratase, imponiendo sobre ella la lentitud que deseas, el calor que ordenas a cada momento y la endureces en un chorro inhiesto, poderoso y viril para penetrarme una y otra vez, mientras mi cuerpo, mis curvas se mecen serpenteantes, no puedo resistirme a ti , y arqueo mi espalda, exponiendo la máxima convexidad, mostrándote la tersa redondez de mis nalgas y mi sexo para que disfrutes de él,  como exhibiéndome para ti, por ti, para decirte sin necesidad de palabras, "toma lo que es tuyo"...


Me penetras sin parar, sin hablar, caricias cóncavas-convexas, sólo noto tus labios y tu lengua lamiendo mi espalda mientras, cada embestida, es mas y mas profunda... no puedo emitir ningún sonido, sólo consigo pronunciar un tímido "sí.." ante tu posesión, y llego a articular tu nombre justo en el momento en que a ese chorro viril y amo de mi sexo, se le une el néctar de mi placer, manando desde mis entrañas, dejo que fluya mi orgasmo para ti, que lo notes tuyo, por ti, dejo que mi agua se mezcle con la tuya y, ambas, presas del deseo acaricien mis muslos, aún abiertos, mientras, ahora sí, muerdes mi cuello, con la sed que sólo el macho muestra por su hembra...

Deseaba tanto este momento desde hace tantos días...

Minuet